Análisis del marketing digital con relación al marketing tradicional

El mundo de los medios de comunicación ha cambiado de forma significativa en estos últimos 10 años. Se trata de la evolución más importante desde hace tres decenios con un impacto mayor en la vida cotidiana. Hoy en día, gracias a las nuevas tecnologías los usuarios no consumen y no se informan de la misma forma que lo hacían en el pasado. Las nuevas tecnologías representan un beneficio mayor en materia de rapidez del tratamiento de la información y de la divulgación del mensaje. En efecto, Internet está revolucionando nuestro acceso a la información y al saber. Más información en este post.

Autor: Geralt-Pixabay
Autor: Geralt-Pixabay

La comunicación

Podemos comunicarnos con todo el mundo como si no existiera ninguna frontera. Han emergido nuevos modos de consumo a medida, tales como la interactividad, la instantaneidad, los servicios personalizados. Estos han invadido nuestra vida diaria rompiendo la lógica de los medios tradicionales. Frente a este cambio social, las marcas deben adaptar su mensaje a las necesidades del consumidor. Estos últimos se han convertido en socios de las marcas. Hoy en día, el papel de una marca está en acompañar al consumidor en su compra y en hacerle tomar conciencia de lo que está haciendo.

¿De qué forma estas nuevas tecnologías han revolucionado la forma de comunicar por parte de las marcas? ¿Cómo una marca puede integrar Internet en su estrategia de marketing? ¿Cuáles son los riesgos para una marca de ser presentada en Internet? ¿De qué forma deben comunicar las marcas?

Los nuevos soportes

Las nuevas tecnologías ofrecen nuevas formas de consumir la información. Una concepción a medida se añade y ofrece al consumidor una elección más amplia de soportes hoy en día, se consume información a través del iPhone, el iPod, o del iPad.

Estos nuevos soportes ofrecen a las marcas la posibilidad de centrarse en su objetivo de forma más fácil y crear una experiencia única con el consumidor. La marca debe comunicar en función de las necesidades de sus clientes, y no de las necesidades de la propia marca. Las nuevas tecnologías van a poner en cuestión el marketing tradicional.

Las nuevas estrategias de las marcas

Hoy en día, la estrategia mayor de las marcas está en respetar un cierto marketing para comunicar de forma diferente con su público. Ya no es el consumidor el que se dirige a la marca, sino la marca la que va en busca del consumidor.

Internet y las nuevas tecnologías ofrecen un contexto interesante para concretar una estrategia de marketing personalizado. Esto permite a las empresas entrar en contacto con el consumidor potencial e implicarlo haciéndole vivir nuevas experiencias en relación con la marca y el producto. Pero estas nuevas tecnologías comportan ciertos peligros y riesgos.

Los peligros de las nuevas tecnologías

Las redes sociales han introducido en el mundo de hoy en día nuevos valores como compartir, o la apertura al mundo. Algunos contestan estos valores y reprochan a los medios sociales la falta de respeto de la vida privada, el exhibicionismo e incluso el voyeurismo.

Hoy en día, la mayoría de los empleados consultan el perfil de Facebook y de Linkedin de un candidato antes de citarlo para una entrevista. Facebook se ha convertido, para algunos, en un diario íntimo online donde se pone a corazón abierto la vida de cada usuario, pero con ciertos riesgos.

La emergencia de estos nuevos soportes ha hecho que nazcan nuevas formas de publicidad. Las nuevas tecnologías son nuevos soportes que permiten a las marcas redefinir un nuevo producto, comunicarse con un público, e implicarse ante su objetivo preciso. Para que una marca sea competitiva en el mercado, es necesario que integre las nuevas tecnologías en su marketing. En efecto, los medios sociales deben posicionarse como complemento de los medios tradicionales. La creación de un éxito viral en internet no va acompañado forzosamente de un aumento de las ventas.

Es indispensable que algunas acciones de marketing destaquen sobre las utilizadas por los medios tradicionales para que una campaña de comunicación sea pertinente y tenga éxito, aunque lo clásico no debe ser desterrado. El objetivo está en crear un diálogo y una experiencia única con el consumidor, y esto lo permiten a la vez los medios tradicionales y los medios interactivos.

Las herramientas necesarias a la hora de crear una página web

¿Acabáis de concebir la maqueta gráfica o tenéis que integrar la de vuestro cliente, y no sabéis cómo hacerlo? ¿Por dónde se debe comenzar?

Autor: Geralt-Pixabay
Autor: Geralt-Pixabay

Hoy presentamos una introducción esquemática para el diseño de páginas web que retoma el camino de la integración y la interpretación de una web, una definición de los lenguajes HTML y CSS, así como las herramientas para desarrollarla correctamente, y la presentación de algunos navegadores web presentes en el mercado.

Para comenzar en la creación de una página web, es necesario establecer dos lenguajes: HTML y CSS que estarán redactados con ayuda de un programa llamado editor de código fuente y salvaguardado en forma de fichero que posee las extensiones: HTML y CSS.

Estos dos serán enviados a través de un programa FTP que permite publicar los ficheros desde el propio ordenador hacia el servidor web donde serán almacenados y puestos a disposición de los visitantes. Finalmente, para consultar la página habrá que utilizar el otro programa, que es el navegador web que interpreta los códigos fuente y hace de enlace entre los dos ficheros HTML y CSS.

Las herramientas para codificar

Antes de comenzar a integrar la maqueta, conviene tener a mano las buenas herramientas para desarrollar lo mejor posible una página web. Dos programas son indispensables: un editor HTML con el fin de codificar de forma limpia y legible, y un navegador web para presentar y probar la página web.

Editores de código fuente

Se trata de programas que generan automáticamente el código (HTML, CSS y JavaScript) cuando se manipulan los objetos gráficos en el seno de la interfaz del programa que permite así al usuario componer el resultado final de su página web, tal y como lo haría con ayuda de un programa gráfico como Photoshop.

Estos programas se deben manejar con prudencia, puesto que aparte de ser sencillos de usar y muy intuitivos, no proponen una versión puramente visual del documento, y a veces generan un código poco accesible. Por tanto conviene generalmente utilizar este tipo de programa con precaución.

Los editores de código

Estos programas ponen de color las diferentes partes del código para una mejor legibilidad, contrariamente a un editor de texto básico como Notepad o TextEdit con los cuales es totalmente posible codificar. Ofrecen una ayuda con diferentes términos para el usuario, añadiendo una tabulación a comienzo de cada línea con el fin de garantizar la claridad y la legibilidad del código.